¿A quién ayudamos?

Para que consideremos llevar un caso, el sobreviviente debe haber sufrido actos de tortura, o ser un familiar de alguien que haya sufrido actos de tortura.

Para que un acto sea considerado tortura, deben presentarse todos los elementos que aparecen a continuación:

Cuando dichos actos sean infligidos por autoridades del Estado u otra persona en el ejercicio de funciones públicas (como un contratista de seguridad privado), a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia, la tortura estará sujeta a leyes internacionales específicos.

Si está dentro de esta categoría o es un familiar de alguien que lo esté y quiere que estudiemos el caso o simplemente necesita asesoramiento sobre las posibilidades disponibles, póngase en contacto con nosotros, preferiblemente a través de un correo electrónico enviado a info@redress.org. Si es posible, siempre es mejor utilizar el correo electrónico en vez llamar por teléfono o enviar una carta. En su correo electrónico necesitaremos que nos dé la siguiente información preliminar:

Una vez que hayamos hecho una evaluación inicial del caso, nos volveremos a poner en contacto con usted tan pronto como sea posible. No es necesario que se ponga de nuevo en contacto con nosotros, ya que responderemos a su solicitud.


Back to Top

Where We Work

 

Lea nuestro folleto Cualquiera puede ser torturado

Website by Adept